EL RELOJ

22.08.2014 17:30

El reloj

1952

 

Roberto Cantoral García

―Los tres Caballeros―

 

Esta canción fue compuesta en un hospital. La esposa del compositor estaba siendo sometida a una operación de altísimo riesgo. En un segundo diagnóstico, los médicos comunicaron al autor que su esposa probablemente no amanecería con vida.

 

Reloj no marques las horas

porque voy a enloquecer,

ella se irá para siempre

cuando amanezca otra vez.

 

No más nos queda esta noche

para vivir nuestro amor,

y tu tic, tac me recuerda

mi irremediable dolor.

 

Reloj, detén tu camino

porque mi vida se apaga;

Ella es la estrella

que alumbra mi ser,

yo sin su amor no soy nada.

 

Detén el tiempo en tus manos,

haz de esta noche perpetua,

para que nunca se vaya de mí,

para que nunca amanezca.